BIENVENIDO A ICEM, TU IGLESIA EN MOTRIL

Una iglesia donde todo tiene que ver con amar a Dios y a las personas.

Estamos encantados de que nos visites y quieras conocernos un poco más. Si algo caracteriza todo lo que queremos ser en ICEM es la pasión por hacer de Jesús una realidad en nuestras propias vidas y en nuestro entorno. Esta realidad de Jesús tiene todo su enfoque en el amor a Dios y a las personas. Deseamos ver a Motril y a toda la Costa Tropical revolucionada por vidas que están dispuestas a experimentar todo lo bueno que Dios tiene para nosotros. Sus planes son para lo bueno y no para lo malo, Jesús quiere darnos un futuro y una esperanza que sobrepasa todo lo que nunca hayamos podido imaginar.

¿QUÉ ENCONTRARÁS?

Sobre todo cercanía y afecto. El amor a Dios y el amor los unos por los otros es el fundamento de la fe cristiana. En nuestra iglesia nos encanta disfrutar de la amistad, de la compañía, de la cooperación. También verás cómo de apasionados somos con Jesús. Disfrutamos mientras cantamos y tocamos música. La alegría de Dios desciende sobre la iglesia. Además, escuchamos un mensaje que nos acerca más a Dios y a las necesidades de quienes nos rodean.

LOS ÚLTIMOS POSTS DE NUESTRO BLOG

EL PODER DE LA COMPASIÓN

El poder de la compasión A veces no creemos que podamos hacer mucho por los demás, pero tú y yo podemos ser partícipes de una auténtica revolución del auxilio y de la compasión de Dios.

CÓMO SUPERAR EL DOLOR Y LAS DIFICULTADES

Cómo superar el dolor y las dificultades Hay veces en las que sientes que lo que tienes alrededor es demasiado grande como para que seas capaz de sobreponerte y salir sano y salvo del aprieto. Mira este breve mensaje y descubre lo que Jesús está deseando hacer por ti.

EL VALOR DE EXPRESAR LOS SENTIMIENTOS

El valor de expresar los sentimientos A veces no sabemos cómo expresar nuestros sentimientos, y eso nos limita a la hora de relacionarnos con quienes nos rodean. En la Biblia podemos encontrar consejo sobre cómo expresarnos hacia nuestros seres queridos. Reflexionemos y crezcamos en nuestro afecto 🙂