La gracia sublime.

La gracia de Dios nos cautiva. Ella es el mismo regalo tan necesario para el que vive desvalido, como para el que cree que lo tiene todo. Vivir la vida bajo la perspectiva de la gracia nos eleva a la visión de Dios y a su corazón de amor, generosidad y restauración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name *