Vuelve a latir.

Cierra tus ojos y respira. Deja que las sombras se desvanezcan, camina hacia la luz de la gracia. La puerta del ayer está cerrada, ya no vives ahí, di adiós a donde has estado. Dile a tu corazón que vuelva a latir. Solo deja que estas palabras te inunden. Las manos curativas del amor te han atraído.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name *